USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, así como mostrarle, desde nuestro sitio web o los de terceros, publicidad basada en el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR

logo Cafés CandelasCafé Candelas

MENÚ

Actualidad

Reciclaje, una nueva vida para los sacos de café verde

fecha noticia 20/11/15

Cada año Cafés Candelas recibe 5.000 toneladas de café verde que llegan desde diferentes orígenes del mundo a la planta de la compañía en Lugo. El café crudo se recibe en sacos elaborados con yute, un material de gran resistencia que garantiza la óptima conservación de los granos. Pero una vez que se vacía el contenido de los sacos finaliza su vida útil.

 

Candelas acumula cada año unos 7.000 sacos de yute en su fábrica de Lugo, un material que hasta ahora se desechaba pero al que se le ha dado una nueva vida gracias al proyecto iniciado desde la compañía. Ahora los sacos se reciclan y reutilizan, convirtiéndose en nuevas materias primas con múltiples posibilidades.

 

Cafés Candelas envía los sacos de café a una empresa especializada que los somete a un proceso de limpieza y recuperación que permite que tengan un nuevo uso. Una vez preparados, los sacos pueden volver a comercializarse para utilizarse como elementos para decoración; tejidos para tapicería; tejidos para elaborar bolsas; telas para fabricación de alfombras, etc.

 

Esta iniciativa, apoyada por Candelas, permite aprovechar los materiales que se utilizan cada día en la producción de cafés, al tiempo que se dan nuevos pasos en las políticas de compromiso ambiental de la compañía.

 

El yute, una fibra ecológica

El yute es una fibra vegetal ecológica y muy resistente que permite su reciclaje para múltiple usos. El yute proviene del árbol Corchorus Capsularis, que se cultiva en la India. El yute no requiere productos químicos para crecer, por lo que su cultivo es respetuoso con el medio ambiente. Además, como no se usan productos químicos los costes de producción son relativamente bajos. 

 

La gran mayoría del yute procede del delta del Gange, donde el clima es casi siempre caluroso y húmedo. El yute se puede recolectar cada seis meses, y no hace falta cortar al árbol que lo produce durante la cosecha. Una vez recogido, se procesa la fibra y se transforma en hilado. Posteriormente se teje. Las telas tienen múltiples usos y pueden teñirse en función de su finalidad. Además, existen diferentes calidades de telas, desde tejidos fuertes y rígidos a telas más suaves con un punto más fino.