El café, un placer que podría estar prohibido

 

fecha post 20/01/17

cafe prohibido historia

A lo largo de la historia buena parte de los placeres de la vida han sido considerados impuros o inadecuados por alguna religión o mandatario. El café, como buen placer de placeres, no se iba a quedar atrás. Desde su descubrimiento, esta bebida ha causado controversia allá donde ha aparecido. A lo largo de los siglos han sido varios los intentos, nos alegramos de que infructuosos, de prohibir el café para siempre.

El café en el mundo árabe

Se piensa que el café tiene origen en Etiopía (la leyenda atribuye su descubrimiento a un pastor en el siglo I d.C.), la popularidad de esta bebida en la región hizo que se expandiera a Yemen y en el siglo XV el café ya se consumía en toda Arabia. Pero su introducción en el mundo árabe no fue precisamente un camino de rosas.

Uno de los primeros intentos de prohibir el café fue precisamente en La Meca. La alteración de los sentidos que provocaba la bebida alertó a los imanes que lo prohibieron en 1511, unos años más tarde (1532) la prohibición se extendió a El Cairo. Incluso se estudió si su consumo atentaba contra el Corán, que prohíbe toda forma de intoxicación. Pero la medida no duró mucho debido a su impopularidad, los intelectuales la consumían habitualmente y la presión social obligó a derogar el decreto.

A pesar de que el café turco es uno de los más famosos del mundo (Patrimonio inmaterial de la humanidad) hubo un tiempo en el que nadie podría consumirlo. En 1623 el sultán de Murad IV lo prohibió bajo pena de muerte para los reincidentes (también el tabaco y el alcohol). La prohibición duró todo su mandato.

En Europa la polémica continúa

A principios del siglo XVI el café llegó a Europa y de nuevo las autoridades eclesiásticas volvieron a poner el grito en el cielo. Se instó al Papa Clemente VIII a que prohibiera tal brebaje pero este, después de probarlo dió su bendición a la bebida.

Además de los motivos religiosos, muchos temieron al café por sus posibles efectos adversos. Este fue el caso de el Rey Gustavo III de Suecia a mediados del siglo XVIII. Convencido de que tanto el café como el té eran peligrosamente perjudiciales para la salud, dispuso un experimento: obligó a dos presos (hermanos gemelos) condenados a muerte a tomar 3 tazas al día, a uno de té y a otro de café convencido de que esto los mataría. Su hipótesis no se confirmó ya que los gemelos le sobrevivieron. Al Rey lo asesinaron a los 43 años mientras que los hermanos superaron ambos los 80.

A pesar de todas las trabas con las que se ha topado a lo largo de los años, el café es una de las bebidas más consumidas del mundo. A día de hoy podemos agradecer que ninguno de estos intentos llegara a buen puerto porque ¿qué sería de nuestra vida sin café?

Compartir

© Cafés Candelas S.L., 2013

Rúa dos Transportes, 7. Polígono de O Ceao. 27003 Lugo (LUGO) Tel: +34 902 996 500 / info@cafescandelas.com

SOMOS
CANDELAS

Somos sabor, somos aroma, somos tradición. Somos café.

cafescandelas.com
BOLETÍN
CANDELAS

La manera más fácil y cómoda de comprar todos los productos.

Regístrate y benefíciate de nuestras promociones especiales.